Registrarse

[Concurso] ¡Crea tu personaje! (¡Votaciones abiertas!)

Estado
Cerrado para nuevas respuestas.

Tyren Sealess

A fullmetal heart.
Como en esta página, los guiones y las historias de los hacks normalmente no reciben toda la atención que merecen, en el staff, con la ayuda de @Calayax, hemos decidido hacer este concurso para incentivar ese campo del romhacking y la creación de videojuegos en general.

¿Cómo puedo participar?
¡Es muy fácil! A partir de hoy, (fecha del inicio del concurso) y hasta (fecha del final del plazo de inscripción), puedes inscribir a un personaje como máximo rellenando la plantilla:
1. Nombre
2. Edad
3. Raza y profesión
4. Habilidades
5. Descripción física
6. Personalidad
7. Biografía (escrita como un relato)
Una vez hecho esto, ¿cómo se decide al ganador?
Habrá una semana para votaciones. Podrán votar todos los usuarios que puedan votar en un MHM. Cada usuario tiene dos votos: al personaje que le guste más y a su relato-biografía favorito de entre los participantes. Obviamente, no puedes votar a tu personaje en ninguno de los dos votos, en el caso de que te hayas presentado.
Código:
[voto-1=Personaje] Explicación [/voto-1]
[voto-1=Biografía] Explicación [/voto-1]
¿Y qué gano?
¡Un fantástico diseño para tu firma del gran Ryuko!

¡ANIMAOS A PARTICIPAR!
 
Última edición:

Tyren Sealess

A fullmetal heart.
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

Mensaje random para reflotar tema...

Espero vuestra participación, que no sea como ese concurso de Pascua. ¡A ver si conseguimos hacer un concurso decente de participación voluntaria!

1. Nombre: Ileas Aisstrom
2. Edad: 34 años en el momento de su muerte, pero siguió activo mucho tiempo después de ella.
3. Raza y profesión: Humano, investigador científico.
4. Habilidades: Conocimiento extenso de ciencia y magia (aunque no pueda usarla). Es un cíborg mecánico y está muerto, por lo que la única manera de acabar con él es romeperle en pequeños pedazos.
5. Descripción física: Estatura media, delgado. Cuida no mostrar ni un centímetro cuadrado de su piel. Tiene la cara cubierta por una máscara metálica casi lisa, excepto por dos lentes sobre los ojos.
6. Personalidad: Curioso y de mente inquieta. Carece de escrúpulos. A diferencia de otros parecidos a él, puede distinguir entre el bien y el mal, aunque esa distinción no le importa mucho.
7. Biografía:
"La medicina no puede ser así", pensaba el pequeño Ileas Aisstorm mientras el incompetente médico del pueblo le practicaba una sangría: sacarle sangre para curar alguna enfermedad, en su caso, el sarampión. Vivía en Noruega, y era el primogénito de la familia más rica del pueblo, que descendía de la nobleza. Se había criado leyendo a Andreas Vesalio, William Humprey y las tesis doctorales de los alumnos de su padre, catedrático de Anatomía en Oslo, a pesar de sus nueve años.
Pero esa noche sintió una tranquilidad absoluta, y durmió como nunca, a pesar de su sarampión, que seguía sin curarse. Pensó por primera vez si la sangre no era necesaria, pero pronto desechó ese pensamiento. Sin sangre, ¿cómo se nutrían las células?
A los diecisiete años, en 1892, se trasladó a Alemania a estudiar Medicina en la universidad de Múnich. Allí, se enamoró de una chica, pero lo único que sacó de la relación fue un corazón roto. Le dolió mucho, tanto que esa noche cogió el bisturí que usaba para las disecciones y se lo pasó por las muñecas. Los cortes no fueron lo suficientemente profundos, así que no murió, a pesar de que sangró profusamente. Esa noche volvió a alcanzar la tranquilidad absoluta, y volvió a pensar que la sangre no era necesaria. Esa vez siguió dando vueltas a su pensamiento, y tuvo una revelación que se traduciría en el inicio de su tesis doctoral.
La acabó solo dos años después, y la tituló "De la prescindibilidad de muchos órganos del cuerpo humano". Los catedráticos la calificaron como "siniestra pero brillante", y tras la evaluación se pusieron a registrar los sitios frecuentados por el joven noruego para buscar a los sujetos de los macabros experimentos descritos en la tesis, y así poder entregar al loco joven a la justicia, pero no hallaron nada. Lo que no sabían era que bajo la manga izquierda de la gabardina del joven Aisstorm muchos huesos, músculos y tendones habían sido sustituidos por gomas, metal y engranajes.
Tras acabar la universidad, viajó por toda Europa para atender las conferencias de los mejores médicos y químicos del mundo, a la vez que seguía modificando su propio cuerpo. En 1899 publicó un libro, "De la inevitable confrontación entre Ciencia y Moralidad y de cuál disciplina debería salir victoriosa". Este libro no solo era un tratado de filosofía científica, sino que en él explicaba sus peculiares experimentos, por lo que pronto fue censurado.
Volvió a Noruega, donde una noche, en una taberna de un suburbio de Oslo, conoció a un mago. Le dijo:
- ¿Así que tú eres el científico loco? Pues yo hago cosas que superan cualquier ciencia.
Ileas se quedó intrigado tras esa frase, por lo que invitó al mago a rondas y más rondas de bebida hasta que le contó todo sobre la magia. La rápida mente del joven le hizo ver las ventajas de combinar la magia con la mecánica que había en su cuerpo y por eso se ganó la amistad del mago. Durante los siguientes años, con paciencia y trabajo, sustituyó su estómago, su intestino y sus pulmones.
Pero cada vez era más aquejado por intensos mareos o dolor por todo el cuerpo. No sabía qué era hasta que una mañana, al mirarse al espejo, vio un rostro que no era el suyo. Estaba comido por la gangrena. Supo entonces que había llegado demasiado lejos con sus experimentos y que tenía que hacer algo si no quería morir. Pero se dio cuenta de que la muerte era inevitable. Llamó a su amigo.
- ¿Qué te pasa, Ileas?
- Tengo que morir. Necesito tu ayuda.
- ¿Qué? ¿Por qué?
- Necesito suicidarme, si no, sufriré una muerte tradicional.
Era una noche tormentosa. Durante doce extenuantes horas, Aisstrom se enchufó a un aparato de su invención para drenar toda su sangre, y, mientras moría, el mago trazaba símbolos en su interior y exterior para hacer que las células del sueco no necesitaran la sangre para nutrirse. Finalmente, Ileas Aisstrom murió, pero no dejó de razonar, moverse ni hablar. Después de ese día, cubrió su rostro con una máscara de hierro negro, con dos lentes por ojos, instaló cuchillos retráctiles en sus antebrazos y construyó un artilugio alrededor de su corazón, regulado por una ruedecita sobre el pecho, por el que podía controlar su pulso, o entrar en un estado de coma permanente si lo reducía a cero, del que saldría si el corazón fuera reactivado.
Poco después, su amigo le propuso investigar un "detalle pequeño y sin importancia, pero curioso", la combinación de magia, mecánica y electricidad. El pequeño detalle llegó a ser tan grande que lo investigaron durante décadas hasta que se aburrieron, y en el proceso escribieron dos libros sobre el tema. Los tradujeron al mandarín y los publicaron en Aho Shan, por lo que se les considera los fundadores de la tecnología mágica.
Después, Ileas Aisstrom se interesó en lo mas oscuro de la ciencia y la magia, y como todos los investigadores europeos cristianos de cosas extrañas en esa época, acudió de nuevo a Alemania, al III Reich. Allí, los catedráticos que aún le recordaban le recomendaron a Hitler, y no tardaron en entrevistarse.
Aisstrom entró al despacho del Führer. Él estaba sentado a la mesa, firmando documentos.
- Descúbrase.
- Es difícil. Además, a usted no le gustará mi aspecto.
- Tenga algo más de respeto. ¿Es usted judío?
- ¿Qué si lo fuera? No creo en su Mein Kampf, ni en que los judíos sean inferiores a humanos, ni los arios superiores.
- ¿Cómo se atreve a decir eso?
- Me atrevo porque la Ciencia no lo ha probado.
- ¡Claro que lo ha probado!- gritó.
- Entonces, ¿por qué un artículo tan importante como ese no ha sido publicado en la revista Nature?
- ¡Porque está llevada por judíos, como toda Inglaterra!
- Creía que, según usted, los judíos no podrían nunca hacer eso- rió.
- Aunque no esté editada por esos untermenschen. Nunca publicarán algo alemán. Nos odian.
- Creía que usted era más listo, Herr Führer. La Ciencia no es política. No entiende de diferencias entre países.
- ¿Ah, no? ¿Y qué es su Ciencia?
- Es conocimiento, puro e irrefutable. No es un ser. No ama, no odia, no piensa, solo crece. La única diferencia moral que entiende es la que hay entre saber y desconocimiento. Hace tiempo escribí un libro que habla sobre eso. Quizá debería leerlo.
- ¡Cómo te atreves a aconsejar y corregir a tu Führer! ¡Puedo matarte aquí y ahora!
- ¿De veras? Le invito a intentarlo.
Adolf Hitler se sacó una pistola del cinturón y disparó al noruego en el pecho. Este se llevó la mano al agujero, hurgó un poco y sacó la bala.
- Vaya, tendré que coserme. No sé de armas. Tome su bala, y si puede usarla de nuevo, dispare a alguien que lo merezca.
Hitler le miraba de otra forma.
- ¿Qué quiere hacer?
- Invocar a Kalug Aretror, los Muchos que son Uno.
- ¿Qué es eso?
- Una antigua criatura, un superser hecho de pura maldad.
- ¿Y por qué me interesa?
- Porque lograré controlarlo, y ganará su guerra.
- ¿Y si no lo controla?
- Lo haré. Pero en ese supuesto... me alegraría de no estar vivo.
Hitler pensó un rato, y se echó a reír. se levantó, se acercó a él y le puso la mano en el hombro.
- ¡Hecho! Pídame lo que sea.
Sin embargo, según la guerra se iba volviendo desfavorable para Alemania, menos y menos dinero fue dedicado al proyecto de Aisstrom. Desapareció tras la victoria aliada. Lo último que se sabe de él fue el testimonio de un testigo en los Juicios de Nuremberg, traducido y transcrito aquí textualmente:
"Siguiendo órdenes de mi general, recogí de allí un cadáver cuya cara estaba cubierta de hierro. Intenté verla, pero el metal no se desprendía. (Pregunta del Juez: "¿Dónde lo llevó?") Seguí órdenes. Lo dejé en mitad de un campo, no lejos de Berlín."

Ileas Aisstrom mientras colaboraba con Hitler.​

Créditos a Mike Mignola: en su cómic "Hellboy: Semilla de Destrucción" aparece un personaje con ese aspecto que fue mi inspiración.
 
Última edición:

KevinXDE

Héroe de WaH
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

Me apunto ^^, voy a intentar currarme una historia xD. En cuanto pueda edito el post con la plantilla :b

¡Buena suerte a todos los que vayan a participar!

Y menos mal que reflotaste el tema, porque aunque llevase 11 horas no lo hubiera visto en mi vida xD

Edit:

Quería extenderla mucho más, pero se me va el santo al cielo y no hago nada (maldita memoria mía e.e)

1. Nombre: Fergie Aurum

2. Edad: 22

3. Raza y profesión: No existen las razas si es humana xD Llevaba una pequeña floristería.

4. Habilidades: Buena jardinera y maderera

5. Descripción física: Tez blanca, ojos azules, pelo rubio pálido y liso, 1.70 metros de altura.

6. Personalidad: Agorofóbica, paranoica, agresiva, insegura, desagradable, resentida.

7. Biografía:

Fergie Aurum fue siempre una chica muy extrovertida, se llevaba bien con todos. Estudiaba, salía de fiesta, de compras, y ayudaba a la gente siempre que podía. Le encantaban los muebles: toquetear la madera, transformarla, era su mayor placer, al igual que cuidar de su jardín, un hermoso y exuberante edén lleno de las flores, arbustos y plantas más bellas del mundo, sobretodo exóticas, y muchas de ellas tóxicas también, ya que no tenía escrúpulos, ella sabía como tratarlas. Todo el que lo veía quedaba asombrado. Alegraba la vista de cualquiera en su peor día. Su caja de herramientas contenía todo tipo de instrumental útil, desde serruchos, martillos y limas hasta barrenas, formones y berbiquíes. Se pasaba las horas en el garaje, usando su tornillo de banco. Probó de hacer sillas, mesas, armarios pequeños para la cocina, el baño; hasta una guitarra. Todo con éxito, ya que la madera se le daba de lujo. Era, seguramente, la persona más feliz del mundo. Sin embargo, un pequeño percance cambió su vida para siempre, de pasar de eso, la más feliz, a sentirse la más desgraciada. Su madre llegó un día, pero ella no se encontraba en casa, así que entró. Vio un bol lleno de flores, pétalos y hojas muy bonitas, pero ella, inexperta, no sabía que eran muy venenosas, adelfa, rododendro y dieffenbachia entre otras. La sorpresa de Fergie al llegar a casa y encontrar a su madre en el suelo, con la cara completamente irritada y sus ojos inflamados, fue alarmante. Fergie se dio cuenta inmediatamente de que había estado aclarando las flores con agua, y seguramente se pasó las manos por la cara. Fergie pidió una ambulancia rápidamente, y se vio obligada a ver como su madre sufría en el suelo, durante cuarenta y cinco minutos, hasta que llegaron. Temía que se quedara sin madre allí mismo, pero por suerte consiguieron atenderla como era debido. Tuvieron que ingresarla por una semana hasta estar estable. Excepto por el simple hecho de que quedó ciega por completo. Fergie no se lo perdonó nunca, y se encerró en su casa. No quería ver a nadie, se pasaba las horas en la cama, obligada a recordar el traumático momento. Lo que le dio la felicidad ahora se la quitó por completo. Cogió una muestra de una flor de brugmansia con el pensamiento de quitarse la vida, pero no ha sido usada aún. Desde entonces ese hermoso jardín se ha convertido en maleza y hierba alta, descuidado y muerto.
 
Última edición:

Tsuna-Sawada

Décimo jefe Vongola
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

1. Nombre: MaxWell

2. Edad: 16 años

3. Raza y profesión: Es Estudiante de Ciencias y fisica

4. Habilidades: El tiene la habilidad de controlar el fuego, pero el auno lo sabe.

5. Descripción física: Pelo corto: risado, color algo como rojo y un poco de rosado. es delgado con abdomen plano, Tamaño Mediano, color de piel es Blanco , ojos color Azul.

6. Personalidad: Amable, Inteligente, Incomprendible y Bipolar.

7. Biografía: MaxWell, nacio en España, En la ciudad de Madrid. Cuando nacio, sus padres le dejaron en un Orfanato, donde crecio, hasta que cumplio 12, donde lo adopto un profesor de Matematica, llamado "Orlando". Orlando vio que MaxWell le da muy bien la Fisica y la Ciencia, Entonces Orlando cuando MaxWell cumplio 16 años, le dejo ir a un Campamento de Ciencias por unos 2 años, en donde MaxWell Mejoro su intelecto. Pero cursando empezando el 2 año del campamento, MaxWell Descubre algo increible...
 

Corbitto

hackromer
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

1. Nombre Briseida Lara Brito
2. Edad 18 años
3. Raza y profesión humana, estudiante
4. Habilidades mas que habilidad es una maldición, se trasforma en gato al asustarse, ponerse nerviosa, o muy triste.
5. Descripción física cabello largo, liso y negro con fleco en la frente, 1.62 de estatura, delgada, ojos cafes y piel clara.
6. Personalidad, es introvertida y extremadamente fria, evita a toda costa las situaciones que la puedan llevar trasformarse, también evita mostrar sus emociones y siempre actua usando la razon para todo, lo cual evita que se lleve bien con la gente.
7. Biografía cuando tenia 2 años, fue maldecida por una bruja, debido a una apuesta perdida por su tio, vivio gran parte de su vida viajando de pueblo en pueblo con su familia hasta que se instala definitivamente en Madrid, lugar donde Briseida conocera nuevos amigos y tratara de romper su maldición, la cual solo se rompera cuando conozca el amor verdadero.
 

CreandoPKMN

RoomHakeando Habitaciones
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

1. Nombre: Juan
2. Edad: 16
3. Raza y profesión:Estudiante de 4º de la ESO.
4.Habilidades:Muestra un potencial increible luchando con pokémon.
5. Descripción física: Piel blanca, cabello corto, y de color marrón oscuro, subido hacia arriba.
6. Personalidad: És una persona muy creativa, le encantan los pokémon y jugar a videojuegos.
7. Biografía: (Estoy haciendo un libro sobre el, mejor posteo el link de wattpad que escribirlo aquí.)

http://www.wattpad.com/story/42381953-pokemon-hardlife

Aun así, un resumen:

Juan, es un chico al que se le dan muy mal los estudios, le aburren y le disgustan, sus padres, son unas personas que piensan que solo estudiando se puede conseguir un buen futuro, y eso es algo que no dejan de repetirle.

Un 12 de Junio, Juan vuelve a casa con las notas finales, está deprimido ya que le han caído 4 asignaturas, y no quería volver a escuchar ese rollo que le soltaban sus padres cada vez que traía las notas.
Pero esta vez ha sido diferente, sus padres, ya muy cabreados y sin saber lo que hacer con el, lo mandan a un internado, en el que tendrá que pasar los siguientes años hasta cumplir los 18, dicen que lo hacen por su bien, para que estudie más y así consiga forjarse un buen futuro.

Una vez ya en la estación de tren, sus padres lo dejan ahí ya que les ha surgido un asunto importante y tenían que volver.
Juan, cabreado con el mundo, decide no coger ese tren, sino otro, con destino a ciudad Tetra, el no quería estudiar, quería demostrarles a sus padres que puede llegar a ser alguien en la vida sin la necesidad de estar 5 horas al día con un libro entre manos. Quería ser un entrenador pokémon, aunque en aquel entonces, el no sabía el increíble potencial que tenía luchando con los pokémon.

Al no tener el ticket de ese tren, Juan se consigue subir, aunque en poco tiempo, pasa el revisor del tren, y ve que el joven no lleva ticket, y procede a echarle del tren el la próxima parada, En pueblo Granito.

Una vez allí, Juan se siente abandonado, y sin hogar, decide irse a dormir a una callejón oscuro. En aquel momento, pasa un hombre desconocido y de avanzada edad cerca de el, y le pregunta por su pasado, Juan y el anciano pasaron un buen tiempo hablando, y cuando el joven le preguntó por su nombre, el le respondió: Mi nombre es Ash Ketchum.

Y no escribo más que esto se hace muy largo jaja. En wattpad mas cosillas.
 
Última edición:

maxterexXD

maestro puchamon Bl
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

1. Nombre: max apodado como maxterex Bl
2. Edad:16
3. Raza y profesión:humano estudiante de 3ro medio
4. Habilidades:el simplemente sirve y vive por la venganza
5. Descripción física: mide 1.70 mts, pesa 45 kg posee una cicatriz que atraviesa su ojo derecho,cabello negro, piel clara y ojos opacos como la obscuridad
6. Personalidad: es alegre con quienes lo merecen pero al momento de que alguien se meta con el se vera en contra del mismo diablo
7. Biografía (escrita como un relato):max con tan solo 10 años de edad, su padre lo amenaza de muerte, por defender a su madre de una pelea y cuando max de camino a la escuela se topa con el y este con una cuchilla le rasga desde la ceja asta el pómulo derecho este sangrando logra zafarse y quitando le el cuchillo lo despedaza desde entonces jamas confió en alguien mas , luego de la gente descubrir eso empezaron a alejarse de el y a llamarlo maxterex el despiadado y el asta el dia de hoy sigue persiguiendo a padres que dan malos tratos a sus familias y los despedaza de la manera mas vil y cruel que puedas imaginar .... CONTINUARA (???

perdon por la historia no muy elaborada pero no e tenido mucho tiempo para hacerlo :b espero aya quedado bien XD
 

Shanks

Amante de los mudkips
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

1. Nombre: Levi Hideout
2. Edad: ????
3. Raza y profesión: Se cree que es humano aunque nadie sabe que esta detras de la mascara que esconde su rostro, mercenario profesional (se apoda asi mismo como "el que sera el mejor")
4. Habilidades: Estratega, Habilidades de combate increibles, Arsenal andante, Manejo a la perfeccion de cualquier arma y se cree que es usuario de magia
5. Descripción física: Alto, sombrero negro (como quinoa), pelo negro, mascara azul, chaleco azul y negro, pantalones negros, botas y armas de todo tipo según su trabajo
6. Personalidad: Se le cree arrogante, pero actúa como un profesional
7. Biografía (escrita como un relato): Nadie conoce en persona a Levi Hideout, solo se sabe que no trabajara para ti a menos que le des cosas extremadamente excasas, pero creeanme levi hara lo que tu pidas desde robarle un dulce a un niño en medio de una calle transitada hasta matar a un ejercito, ademas su oferta es la siguiente, lo contratas , chochan las manos diciendo que su acuerdo ha sido plasmado con la palabra de ambos, te hace tu encargo, y no te matara si es que lo contratan para matarte en un año, pero eso si: si dices algo publico de el, ponte cómodo pues solo es cuestion de segundospara que una fuerza sobrenatural te mate por sorpresa. diganle a mi esposa que la a... (grabacion del difunto james mcloud, supuesto granjero)
 
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

1. Nombre: Kol
2. Edad: 9.999
3. Raza y profesión: Lobo/Demonio/Cazador/?????
4. Habilidades: Fuerza sobrehumana, Velocidad de 80 Km/h, Teriantropía,
5. Descripción física: Estatura: 1.84, Cabello Gris-Azulado, Ojos Amarillos, Cuero trigueño, Dos Tatuajes; uno en el brazo derecho:Una B al revés, y el otro en la pierna, una estrella de 5 puntas encerrado en un circulo de olivo.
6. Personalidad: Impaciente, Intrépido, Intolerante, Gruñón, Ermitaño
7. Biografía (escrita como un relato):
Paraguay 1615, Se acababa de fundar la ciudad de Encarnación. El Beato, Roque Gonzales, encontró una belleza infinita en este pedazo de suelo, encaramado al deseo de vivir el resto de su vida en este lugar, recorrió toda la zona, caminando,se encontró con una una choza que había cerca del fuerte central del nuevo poblado, y dentro, había un joven de unos 19 a 20 años, con un espada en el corazón y atado con una lianas de Mburukuja, a una piedra que ponía "Anive ejora pe äña Kuimba'e, Pe a§uara iñaro ha jukaha"
El Hombre, sin entender muy bien el guaraní, sabía que tenia que salir de ese lugar y al retroceder...
Un Pajesero se aparece detrás de él, y le dice que ese no era lugar para gente de Tupã o Ñandejara, y que se valla del lugar o le petrificaría como a Kol, en eso el Beato decide curiosear, ¿Kol, ese es el nombre del pobre joven que sufre de agonía por culpa de vuestro rituales pagan....
Ekirir~i cheve, Pe Kumbia'e nahaniri iporã, pe kumbia'e iAÑA MEMBY.
El Pajesero, ya alterado, no se dio cuenta que cuando le estaba gritando al noble Beato, la planta de Mburukuja empezaba a absorber la energía negativa del pajesero, cuando se dio cuenta la planta pereció y Kol cayó al piso, En el mismo instante, el Beato se acerco al joven y le quito la flecha del corazón, y Kol despertó, asesino cruelmente al Pajesero y al Beato, le obsequio la inmortalidad por haberlo ayudado, este la rechazo, ya que creía en Dios y quería algún día estar con el, ni bien termino de comentarle al extraño joven, este decidió clavar la flecha en el hombre que le había salvado, y al tirar la flecha, un místico velo cubrió a Roque Gonzales, pero la fuerza de Kol, era tanta que suprimió el velo y la flecha fue directa al corazón del Beato que pereció al instante, todo su cuerpo excepto el corazón que hasta hoy 30 de junio de 1764, sigue latiendo, en una capilla cerca de la choza.
Francia, 30 de junio de 1764.
Después de siglos de matanzas por todo el cono sur, Kol decidió arribar desde Santa Catalina(Brasil) hasta Gévaudan. Como el obtuvo la inmortalidad a los 19 años, siempre tenía el cuerpo de un joven de esa edad, por ende, nadie sospechaba de el.
Jeanne Boule, una joven de 14 años, era una niña de esas que al mirarle, uno ve un futuro hermoso, y un presente maravilloso por el solo hecho de verla, sus pequeños ojos celeste como el cielo, su pelo negro oscuros, su piel tersa y bonita, hacia que le llovieran los elogios
Una tarde disfrutaba de la hermosa puesta del sol, junto a su oveja favorita, sin saber que ese ocaso, seria también el suyo.
Escucho un ruido de atrás, y sintió a alguien de mayor estatura que ella, y pensó que era su padre así que cuando vio su sombre, fingió caerse hacia atrás, en los que Kol, aprovecha para agarrarlo y taparle la boca para que no grite, y se come de dos bocados a la oveja, lleva a la pequeña Jeanne a un bosque cercan, y el rompe las rodillas para que no escape, ella gritando de dolor y desesperación le pide que no la viole, a lo que Kol responde, Grrr, Arrr, sus ojos cambiaron de color de un Amarillo chillón a un rojo fuego, y de un golpe, rompe los pequeños brazos de la niña, y se los arranca, luego le rompe dos costillas y las saca, con una le atraviesa el cráneo de forma vertical y con el otro le atraviesa de lado a lado, formando una cruz, luego la descuartiza, comiéndose el hígado y el corazón, después junta todos los pedazos y lo lleva devuelta a donde la encontró. Al salir del lugar hizo ruido con unas maderas que sin querer echo y se dio cuenta de que así alerto a los mayores que estaban adentro así que se transformo en un perro grande, de pelaje negro y ojos grandes de color amarillo como el Sol, al salir el padre de la pequeña, ve a la bestia y decide perseguirla con la escopeta, hasta que moviéndose un poco más allá, se da cuenta de que había mucha sangre entre las madera y decidió investigar antes, pensando claro que mato solo a una oveja, al llegar y encontrar a su pequeña, muerta y destrozada, se derrumba y se tira a llorar al suelo, lleno de ira, corre como nunca jamás un ser humano pudo llegar a correr, y se encontró con Kol con forma de humano y encapuchado y le pregunto se había visto a la bestia, y le dijo que si, que le ataco pero que al mostrarle la cruz, la bestia salio corriendo, furioso el hombre vuelve para hacerle un funeral, a su pequeña hija, en su lapida ponía:

"El primero de julio de 1764, fue enterrada, Jeane Boulet, sin sacramentos, siendo asesinada por una bestia feroz, parientes Joseph Vigier y Jean Reboul"
El silencio del bosque se rompe con el sonido de un disparo, Kol se levanta rápidamente y ve a un joven de 17 años, con la cara de de esos que no se afeitan para aparentar de más edad, lo mira sigilosamente para ver que es lo que el muchacho quiere, después de 10 minutos de observarlo, se da cuenta de que esta adentrándose más y más al bosque, llegado a un cierto punto, el joven mueve la pistola hacia su boca, como para suicidarse, y empieza a llorar.
Ese llanto, hace que Kol recuerde que de niño, intento hacer lo mismo, cuando el joven aprieta el gatillo, Kol le saca de la mano la pistola y lo arroja al suelo:
-Kol: ¿Crees que este acto cobarde, hará que las cosas mejoren?
-???: ¡Quien te crees!, ¡Para que voy a vivir si la única persona que me entiende, no puede estar conmigo!
-Kol: ¡¿Por una mujer te vas a suicidar?!.
-???: No es una mujer es mi padre.
Kol, sin palabras, se quedo meditando. Después de unos minutos de un incomodo silencio, Kol decide curiosear más de lo que pasaba con el joven.
-Kol: ¿Cómo te llamas?.
-???: Tom.
-Kol: ¿Explícame, porque no puedes estar con tu padre?.
-Tom: Es que lo acaban de acusar de ser un monstruo y de haber asesinado a una joven, como es pobre, la policía no tuvo la delicadeza de buscar pistas, y lo enjuiciaron a muerte, esta misma tarde morirá.
Con una cara de sorpresa, Kol decide morder a Tom.
-Tom: ¡¿Qué me has hecho?! ¡Ahhh!, ¡DUELE!, ¡Ahhhhh Grr!.-
Tom se convierte en un hombre mayor, sus músculos crecen, su dentadura se endurece, sus ojos cambian de color, su pelo se oscurece
-Tom: ¡¿Qué me hiciste?!.
-Kol: Te di una nueva oportunidad, vete lejos de aquí, ahora tienes el don de la hipnosis, con este puedes conseguir casi lo que sea
Tom decide quedarse con Kol, a lo que esté responde:
-Nos encontraremos en algún momento, tenemos toda la eternidad para hacer.- Desaparece en un humo violeta
Tom decide ir al pueblo a sablvar a su padre, cuando se da cuenta que todos los ciudadanos le miran de una forma rara:
-Paisano: ¡Hijo!, ¿Qué ta ha pasado en el cuello?, ¡Tienes sangre!
-Tom: Nada, solo es un lobo que ha matado a casi todas las gallinas de mi padre
-Paisano: No te has enterado?
-Tom: Si, pero no se puede hacer nada, por más que sea inocente, el gobernador no querrá liberar...
Antes de que Tom pudiera terminar, un ruido muy fuerte sucumbió en el odio de esté, era la voz de Kol, le estaba llamando.
-Tom: ...lo, tengo que irme
-Paisano: ¿A Dónde?, el ahorcamiento es dentro de unas ho... Tom no le dejo terminar al paisano y salio corriendo hacia donde el ruido era más fuerte...
Allí lo vio, a Kol tirado entre los escombros de una casa que se había derrumbado, el color verde claro de la casa esa, había bañado a Kol. Este salto y se convirtió en un monstruo gigante, el padre de la pequeña asesinada, estaba por alí y gritó:
-Padre: ¡Ahí esta el lobo!
-Pueblo: ¡Corran!, ¡Atrápenlo!, ¡Qué no se escape!-
Kol corrió hacia el bosque y se perdió en el follaje.
Todo el pueblo, se mostró sorprendido, ya que pensaron que le padre de Tom era el monstruo.
El que había acusado al padre de Tom, justo estaba pasando por ahí, y Tom aprovecho la multitud para decir que fue el el monstruo, a lo que el responde que fue su padre, y la gente dijo que era imposible. Al gobernador no le quedo más que liberar e indemnizar al pobre hombre.
Al anochecer, Tom mira la luna y casi en llantos, abraza a su padre.
-Tom: Creo que debo irme
-Padre de Tom: Si es lo que quieres adelante
-Tom: Adi...- Antes de poder terminar la frase, se cae al piso, y empieza a convulsionar, al instante muere.
-Padre de Tom: ¡Hijo!
Afuera de la casa, estaba Kol, conjurando un hechizo para consumir el alma de Tol.
Consumida toda su alma, se marcho del lugar.
Al llegar a una tierra desolada, el sintió cansancio, por lo que decidió acostarse y dormir en el prado. Al despertar, estaba atado a una roca, en un establo, escuchaba a alguien hablar, y no podía moverse, extrañado ya uqe era la primera vez que le sucedía esto.
-????: Veo que despertaste maldito.- Kol, sin poder ver bien por el reflejo del sol le pregunta quien es.
-Kol: ¿Quién demonios eres? ¡Sácame de aquí o te juro que te voy a arrancar la cabeza!
-Tom: Jajaja, no tengo cuerpo, por tu culpa ahora soy un Espectro.
-Kol: ¿Qué? ¿Cómo puede ser?
-Tom: Verás, en mi familia hay una maldición que nos protege, si es que morimos de forma injusta, nuestra alma no descansa hasta que el culpable muera, si morimos a mano de una humano, nuestro cuerpo muta en una criatura fuerte, que se alimenta de corazón de humanos, por otro lado, lo que me paso a mí, Si morimos a manos de un ser no humano, la fuerza de nuestro cuerpo y mente, se une y forma un espectro, de esta manera es que soy más fuerte que tú.
-Kol: Grrr, no me importa te voy a destruir, no eres el primer espectro que se pone en mi camino
-Tom: antes de asesinarte, ¿Porqué no dejaste suicidarme?
-Kol: ¿Porque soy un monstruo?, ¡Ahhhhh!.- Kol se transformo en su forma teríantropo.
Kol absorbe a Tom en su cuerpo y aparece una silueta blanca, era la madre de Kol.
-Kol: ¿Pero que...? ¿Cómo estas viva?
-Madre de Kol: No estoy viva, solo vine para llevarte a casa.
-Kol: No me vas a llevar a ningún lado, piérdete Sara
-Sara: ¿Ya no me dices madre como antes?
-Kol: Tú no eres una madre eres un monstruo que convirtió a sus hijos en cenizas, solo para tener poder
-Sara: No estoy orgullosa de eso, pero.... no me quedaba de otra, si no lo hacía, ustedes iban a morir en manos de George.
-Kol: Yo solo lo vencí, no entiendo porque le tenias tanto miedo.
-Sara: Lo venciste porque al matarme, absorbiste toda la fuerza vital que tenia yo, por ende tú te volviste más fuerte.
-Kol: Grrr, ¿La fuerza vital de mis hermanos están en mi?, ¿Cómo los libero?
-Sara: Lo siento mucho cariño, pero es mi deber llevarte al purgatorio.
-Kol: Lo averiguare solo.... Aghantha bithuel nashuel velarsae...
-Sara: Nooo...- Kol mando al espíritu de su madre al infierno.
Luego de que se enterara de que podía revivir a sus hermanos, se decidió volver a su tierra nata, Blood. Ya en Blood, busco su casa antigua.
.... Creo que no podre terminarlo, tratare de hacerlo mañana a primera hora :)
 
Última edición:

Cheve_X

MoonLover~
Miembro de honor
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

1. Nombre: Moon.

2. Edad 25 años

3. Raza y profesión Humano, Asesino por obligación.

4. Habilidades Parkour, reflejos superdesarrollados, gran velocidad, buen lider, karateka, manejo del machete, de Bo, de espada y armas de tiro de una mano.(9mm con silenciador)

5. Descripción física 1.7 metros de altura, ancho de hombros, piernas largas y brazos medianos. Músculos marcados, pero no voluminosos, piel latina y pelo medio, con un pequeño jopo al frente

6. Personalidad Amable, pero temperamental. Leal y competitivo.

7. Biografía (escrita como un relato)(A editar)
 
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

1. Nombre Karina Tejada

2. Edad 20 años

3. Raza y profesión Latina. Profesión...ninguna. Un alma desdichada solo vaga por el mundo preguntándose ''¿Por qué me pasa esto a mí?''

4. Habilidades Nada en especial.

5. Descripción física Rostro pálido y demacrado. Mirada profunda, vacía y sin esperanza, todo después de aquel suceso. Estatura promedio, 1.64, con una pequeña curvatura, invadiendo cada una de sus vertebras, escondiendo su ya plano terreno. Pelo como oro sucio y descuidado, y brazos y piernas de insecto, más o menos como mantis religiosa.

6. Personalidad antisocial, de falsa sonrisa, sin deseos de vivir. A veces histriónica, a veces callada, la verdad que no se entiende a Karina.

7. Biografía (escrita como un relato)
Conocer mi historia no es fácil para los falsos lectores. Remontarse al año y el día de mi trágico suceso representa una prueba para ellos. Aunque a quién quiero engañar, a mi es a quien más duele remover los vestigios del pesado, a mi, una ex-niña inocente nacida el 23 de mayo del 95 en los bajos mundos de Santiago de los Caballeros. Muchos de mis errores marcaron lo que soy hoy día, una chica que no encuentra un fin, un fin en esta vida. Siempre culpé a mi pobreza, pero era una ciega que no quería ver. Creo que por esos errores jamás tuve amigos, jamás hubo comunicación con mi familia y por ende ni buenos consejos, que quizá me hubieran ayudado a evitar el peor error de todos en mi vida, conocer a Marcos...(continuará)

(continuación)...la bestia vestida de ángel. Él me llevó a hacer lo que hice con el ex-futuro futbolista estrella. Recuerdo como si hubiese sido ayer el día del juicio: estaba allí, sentada en la antesala del infierno, viendo a los de blanco pasar por ahí, pensando en el día que fui invadida de la manera más vil posible por el falso ángel San Marcos. Era de esperar que después de los hechos tomara las riendas del asunto, dar el paso prohibido por la santa iglesia. Recuerdo que, justo a minutos de perpetrar el homicidio, el futuro futbolista me pegó una patada como diciendo ''déjame conocer tu rostro''. Miré al techo por un minuto, agarré mi bolso, caminé hacia la salida y pensé nuevamente en el desgraciado día, como el falo desgarraba lo más profundo de mi alma y sin titubear di vuelta en ''U'' e ingresé a la sala del infierno abortando al pequeño campeón. Ese es mi cruel pecado, todo mundo se enteró y sufrí el rechazo de hasta el más lejano de mis vecinos. Creo que por eso es que soy lo que soy, un ente sin rumbo en este mundo de lágrimas.

FIN

Créditos a mi por la parte final XD, ya que corresponde a mi microrrelato ''Antesala del Infierno''
 
Última edición:

~ZeNix~

Αρμονíα μέλου
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

1. Nombre: Nadia Andeme

2. Edad: 87

3. Raza y profesión: Nacionalizada española con orígenes ecuatoguineanos. Jubilada, licenciada en Turismo. Colabora con múltiples Organizaciones No Gubernamentales.

4. Habilidades: Es conocida por su mente abierta y su empatía para con los demás, en especial, con la gente de recursos escasos y limitados. Conserva la misma vitalidad que le caracterizaba en sus tiempos de juventud. Es una sublime pianista.

5. Descripción física: Por su avanzada edad, presenta rasgos faciales rugosos y postura corva, así como una corta estatura que empequeñece con el transcurso de los años. Posee un oscuro tono dérmico y capilar, al igual que unos enormes y expresivos ojos verdes que contrastan notablemente con su atezada piel. Sus labios color bermellón son grandes y carnosos. Nació con seis dedos en la mano derecha. Acostumbra a vestir turbante y ropajes tradicionales de su aldea natal.

6. Personalidad: De carácter pacifista y mediador, prefiere el diálogo civilizado antes que absurdas reyertas. Simpática y amable, tiende a ayudar a los que lo necesitan, sintiendo mayor apego hacia niños y ancianos. Es humilde y modesta, además rechaza personas de aires soberbios y altaneros. Le encanta viajar, en especial a países subdesarrollados junto a las muchas ONG con las que colabora con el fin de auxiliar a los que más necesitan.

7. Biografía (escrita como un relato):

Nouhalia Andeme nació el veinticinco de Agosto de 1928, una fecha de mala suerte según la tradición de su tribu natal, Tonkoli. Ya desde el día de su alumbramiento, los tonkoleños la consideraron maldita, e incluso hija y adoradora del Maligno, no sólo por nacer en esa fecha agorera, sino también porque vino al mundo con la siniestra mano derecha formada por seis dedos, una abominación anatómica que su matrona no tuvo más remedio que amputar salvajemente nada más verlo, incluso una vez arrancado con pútridas tijeras oxidadas, lo quemó para no dejar rastro de la marca demoníaca.

La tienda de campaña, si se le puede llamar así, no tenía, ni mucho menos, las condiciones sanitarias óptimas para el débil corazón de nuestra madre, que tras ocho partos dolorosos, no pudo resistir este último por lo que abandonó su numerosa familia para toda la eternidad y, como es obvio, sin un sepelio digno.

La joven madre dejó a sus ocho hijos a merced de un padre egoísta muy fiel a la doctrina y enseñanzas de la tribu. Por ello, nunca respetó a su hija y la trató peor que a sus hermanos mayores.

Cuando cumplió dos años, nuestro padre ya tenía una nueva mujer. Con la presión de la tribu y de la propia madrastra, decidió abandonar a nuestra hermana en el desierto. Algo que los hermanos no perdonaríamos nunca, pues teníamos en gran estima a su hermana pequeña.

Como si de un milagro se tratara, un simpático trío de mercaderes criollos encontraron a Nouhalia rodeada de moscas y con varias horas de exposición a la radiación solar. Estaba llorando porque había manchado sus paupérrimos ropajes. Descubrieron en ella una marca cruciforme en la cicatriz de su sexto dedo de más en la mano derecha. Eso les hizo pensar que se trataba de un regalo de Dios. Tras darle un poco de pan y agua a la hambrienta y sedienta niña, la llevaron a Malabo.

Guinea Ecuatorial había sido nombrada Guinea Española apenas dos años antes y el poder ejecutivo estaba constituido principalmente por españoles desde la metrópolis estatal o, en algunos aspectos, por criollos descendientes de los colonizadores. El presidente de la capital en ese instante era Iván, una joven promesa recién llegada de Madrid. Era un amante del país, así como de sus costumbres y dialectos, aunque fue un firme propagador del catolicismo y castellanización de las tribus nómadas.
Tonkoli era, de hecho, más que una aldea, un asentamiento errante que viajaba a la vera del río Ntem el cual linda con Camerún. Ajena a todo lo que ocurría en el país, conservó sus lenguas y costumbres milenarias, tales como las creencias y supersticiones que condenaron a Nouhalia.

Al llegar los tres mercaderes a Malabo, llevaron al bebé a la máxima autoridad, como era costumbre. En ese momento era, obviamente, Iván. Examinaron la cruz que tanto la caracterizaba, y, junto al obispo malabeño, concluyeron de manera unánime, que se trataba de un milagro divino, todo lo contrario a la opinión tonkoleña. Consideraban la marca de su mano como estigma de Dios, y además por primera vez, en una persona de raza negra, aunque sólo era la manera tradicional en Tonkoli de coser las cicatrices.
Esta consideración llevó a la chica a un estatus social alto, pues Iván decidió mantenerla en Malabo como muestra de divinización y de la cristianización ecuatoguineana. Conocían el apellido familiar de la niña, pues las leyes tonkoleñas dictaban que éste debía ser plasmado en miniatura a fuego en el costado derecho al nacer para mantener un vínculo inquebrantable con los ancestros familiares. De todas formas, los cristianos interpretaron “Andeme” con un significado celestial y cristiano, algo así como “Milagro”. No obstante, al no saber su antropónimo, Iván la llamó Nadia, pues le recordaba a su hermana pequeña de España con tez oscura.

Nadia vivió felizmente durante ocho años en Malabo rodeada de grandes diferencias sociales entre nativos y criollos. Frente a otras niñas discriminadas, fue educada con privilegios, al cristianismo y en español, sin apenas contacto con otros idiomas locales. A pesar de ello, la manera de enseñar era pésima y muy patriota. Por lo menos, aprendió lo básico: lectura, escritura y aritmética sencilla.

Cuando tenía diez años, Iván recibió noticias desde Madrid: un cristiano matrimonio estéril estaba interesado en adoptar o, por lo menos apadrinar a Nadia. Sabían que era muy especial para Malabo, pero estaban dispuestos a pagar lo que fuera por esa bendición de Cristo. Para ellos, al igual que los criollos ecuatoguineanos, consideraban la mano derecha como la que bendecía al cristiano, y las marcas del dedo y el “Andeme” de su cuerpo como marcas hechas por Dios.

En apenas un mes, organizaron la burocracia, arreglaron los papeles y enviaron a Nadia a la metrópolis por una cuantiosa suma de euros además de la promesa de que la chica conservaría su nombre y apellido marcado.
Nadia fue adoptada por la simpática familia católica y la veneraban como si de una Diosa se tratara. Completó sus estudios en institutos madrileños a la vez que impartía clases de piano en un prestigioso conservatorio, consiguiendo fama por su sexto dedo fantasmal, el cual muchas veces desearía recuperar.

Al cumplir dieciocho años, Nadia maduró y ya no permitía que sus padres la trataran por encima de Dios. Formó un sistema de valores excelente. Amante de los viajes a lugares recónditos, decidió investigar sobre sus orígenes subsaharianos y estudió Turismo en la Universidad así como participar en varias ONG para ayudar a los más necesitados, en especial, a países subdesarrollados como Guinea Ecuatorial.

Acabada la carrera universitaria, con 22 años decidió viajar a su patria para investigar sus raíces y estudiar la cultura tribal.

En Malabo cambiaron las cosas. En esos 14 años en los que Nadia pasó en Madrid, Iván ya no era presidente sino el heredero, su hijo, ya que la democracia propia de Europa no había sido introducida en el país africano. De este modo, los criollos aprovechaban para gobernar de manera tiránica, déspota y hereditaria. David, hijo de Iván, recibió a Nadia acompañada de sus padres. El presidente emérito reconoció rápidamente a la joven gracias a la cicatriz de su mano derecha y los acogió y acomodó en la embajada española como si de la Familia Real se tratara.

Mientras todos se hospedaban en la embajada protegidos de vandalismo y lides callejeras, Nadia decidió explorar el país en busca de sus orígenes. Tras muchas discusiones con sus padres, consiguió su permiso e Iván le informó sobre dónde la encontraron los mercaderes. La esperanza de vida es muy baja en el país y dos de los tres mercaderes ya murieron hace años; no obstante, uno de ellos la acompañó con la poca memoria que conservaba. Para su desgracia, se enteró que David llevó a cabo la política primigenia de su padre y centró su gobierno en la búsqueda de las tribus perdidas de su país y culturizándolas en la fe cristiana.

Nadia viajó por todas las aldeas del país durante tres años, pasando largas temporadas en algunas de ellas, conociendo su folklore y tradiciones, y ya de paso, averiguar algo sobre los apedillos de su familia. Desilusionada, no encontró ninguna tribu que conservara sus ancestrales costumbres pues estaban plenamente cristianizadas, y mucho menos, no dio con ninguna que plasmara el apellido familiar en el costado.

De regreso a Malabo e impregnada de culturas pseudo-locales, encontró a las afueras chabolistas de la capital, a un joven descamisado que lucía la marca de “Andeme” mientras realizaba tareas domésticas en los tenderetes de la diminuta chabola.

Sin duda, acudió a él, pero como era de esperar de los chabolistas, o era escurridizo o agresivo. Se trataba de los primeros, nos alertó pues éramos diez habitantes de la chabola, seis de nosotros, niños, y nos adentró en la caseta a la vez que él se preparaba para enfrentarse a Nadia que corría hacia él, rauda.

Como defensora del diálogo que es Nadia, prefirió amansar a nuestro hermano y antes de llegar frente a él, se levantó la primera pieza de la túnica dejando al descubierto su costado y la marca “Andeme”. Estupefacto, preguntó: “¿Nou... Nouhalia?”. Ella no sabía a qué se refería, pero no lo negó, simplemente dijo que podría ser la hermana que abandonaron.
Tras contemplar la cicatriz de la mano, la abrazó sin pensarlo dos veces mientras nos llamaba. Todos la abrazamos y pedimos perdón por la maldad de nuestro padre.

La invitamos a nuestra casita y le contamos que la tribu Tonkoli desapareció hacía tres años por la política de David, pues éramos de esas pocas sociedades que conservaban sus costumbres ajenas al cristianismo. Como mi hermana sabía escribir, redactó varios papeles narrando los sucesos de los últimos años, así como las costumbres tonkoleñas que todavía perduraban en nuestra memoria. Le presenté a mis cuatro hijos y le conté que tristemente, tres de los ocho hermanos fallecieron, pero el resto de la familia permanecíamos unidos.

Nadia nos presentó a sus padres adoptivos y nos llevó a conocer la Madre Patria, aunque le costó todos sus ahorros. Los padres de mi hermana le permitieron regresar con nosotros a Malabo y, con unos pocos euros que nos prestaron como despedida, pudimos comprarnos una casa decente con ayuda de Iván.

El tiempo pasa y ahora ya sólo quedamos nosotras dos de todos nuestros hermanos, ambas sumamos un total de trece hijos, de los cuales estamos muy orgullosas por haberles enseñado la importancia de nuestra cultura. Guinea Ecuatorial siempre ha sido un lugar peligroso sobre todo tras la independencia, así que antes de morir, David envió a muchos de nuestros hijos a Europa para garantizarles un futuro mejor, pero algunos se han quedado aquí para preservar nuestros apellidos y costumbres familiares.
Nadia, por su parte permanece activa en sus 87 años de vida, uno menos que yo. Es una burrada para la media de esperanza de vida ecuatoguineana. En parte se lo agradece al gobierno malabeño que nos ha provisto de medicinas y alimento en abundancia. Por mucho que diga ella, yo siempre la he considerado un milagro: ha esparcido nuestra cultura por el país, incluso por Europa, ha luchado por descubrir sus raíces hasta que lo ha conseguido, ha mantenido a nuestra familia a buen nivel económico y social, y además se preocupa todavía hoy de que las ONG continúen ayudando a los pobres y marginados sociales.

Hace poco aprendí a escribir y, ya que ella escribió un libro sobre la cultura tonkoleñas y nuestra familia, decidí hace un año narrar su historia, y todavía hoy, mientras me inspira con su piano, continúo redactando…




La historia de mi hermana, Zhaina Andeme
 

Karlsetin

Leyenda de WaH
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

No podía quedarme fuera de algo que ayudé a parir y engendrar, al menos no por miedo a la competencia xD (es mucha, no me lo esperaba)


1. Nombre: Nathalie "Nath" Ravencroft Aka Cuervo/Raven
2. Edad: 19 años
3. Raza y profesión: Humana, estudiante de pregrado en la Universidad de Biociencia e Ingenería Genética de ciudad Ciro. La UBIG.
4. Habilidades: Como mortal posee las simples habilidades marciales y agilidad aumentada, motivo de la práctica desde pequeña de Ballet y deportes similares. Desde aquella nefasta noche... que su traje adquirió ciertas habilidades y estando en contacto con el mismo ella logra tener estas habilidades especiales: Camuflaje, visión aumentada, olfato mejorado, autorecuperación y piel invulnerable a venenos y toxinas.
5. Descripción física: Es una chica atractiva, de un metro sesenta y cinco, cabellos castaño oscuro, ojos pardo y cuerpo proporcional.
6. Personalidad: Tiene un increíble amor por los animales, al punto de ser la gestora del movimiento Pro Animal de su universidad, que busca terminar las experimentaciones y maltratos a animales llevadas por científicos e investigadores, lo que se ha visto reflejado en diversas manifestaciones civiles por la ciudad y que le ha llevado a tomar la identidad de Cuevo por las noches para combatir este crimen particular. En general tiene una vida agitada que le tiene con pocas horas de sueño pero que ella es capaz de luchar con el mismo agrado que a la gente que experimenta y daña a los animales. Es amiga de Amanda Simmons y sin novio conocido.
7. Biografía:
Disculpas por la larguitud :c pero anoche me inspiré y no me siento cómodo acortando el relato u-ú Para saber más de lo que aquí se habla siga Vórtice, muy pronto conocerás a dos figuras que aquí se mencionan.
La joven se desplazaba entre las tinieblas vistiendo un traje negro que le permitía fundirse con las sombras que le rodeaban. En su rostro un simple y convencional antifaz del mismo tono para cubrir su delicado rostro. Ante ella se encontraba la enorme mansión de la familia Atkinson, hogar del reconocido investigador y genético Spencer Atkinson, quien había en los últimos días generado a su alrededor una polémica sin igual al destaparse la enorme cantidad de animales que importaba desde diversos lugares del mundo y de los que nada sabía nadie, motivo éste por el que comenzara a tejerse la idea de que Spencer Atkinson los usaba para realizar las más extrañas y brutales experimentaciones, lo que para el colectivo animalista de ciudad Ciro no era sino una señal de algo que debía ser combatido, repudiado y eliminado.

- Espero que estés listo Spencer, porque esta noche tus macabras actividades terminarán –

La joven saltó la cerca con una agilidad pocas veces vistas, para luego confundirse entre los árboles del jardín y recorrer por fuera el lugar buscando alguna señal de los animales, a la vez que intentaba vanamente hallar una ventana abierta para colarse dentro de la mansión.

- ¿Quién anda ahí? – la voz de un hombre y la luz de la linterna casi lograron encontrarle de no haber trepado al árbol con la rapidez que lo hizo.

- Vaya Spencer, así que tienes guardias contigo – se dijo la chica desde el árbol viendo el uniforme de aquél guardia de seguridad que había contratado el científico.

Sacó entonces de entre su ropa una cámara fotográfica delgadísima y súper sencilla de transportar y activó la visión nocturna para luego utilizar el zoom y poder captar mejor el uniforme del guardia. No había duda alguna. Era un guardia de Seccorp, y desde que White International se había hecho con el total de aquella pequeña compañía sólo podía significar una cosa: Atkinson trabajaba para la multinacional. Tomó una foto para guardar la prueba y poder utilizarla luego para ver quién era el guardia.

- Debe haber sido un gato, siempre hay gatos rondando por aquí – dijo entonces el guardia, antes de darle la espalda y retirarse.

Al hacerlo ella descendió del árbol y le siguió lenta y silenciosamente, casi como un felino, para luego verle entrar en su sucucho desde donde revisaba las cámaras de seguridad del perímetro. Luego vio claramente como tomaba un periódico y se ponía a ojearlo. En la portada del mismo salía una gran fotografía de una chica de cabellos ondulados castaños oscuros con un lema enorme: “Lucharemos para que se respeten los derechos de los animales” y debajo “Nathalie Ravencroft habla acerca de las investigaciones llevadas a cabo por Spencer Atkinson ¿Verdad o mito?”

- No es malo salir en primera plana… pero maldita sea ¿No podían poner una mejor foto? – Aquella distracción le costó caro.

- ¡Hey miren lo que encontré husmeando por aquí! – la voz ronca de un segundo hombre hizo que ella se sobresaltara y del sucucho saliera el guardia.

- No te atrevas a ponerme una mano encima – dijo ella ante el tacto del hombre para saltar sobre él y acabar haciéndole una llave que hizo que comenzara a gemir por el dolor.

- Niñita estúpida – gritó él para responder a la llave con un segundo movimiento que hizo que ella terminara atrapada por éste, pero movido por el enfado aprovechó la ocasión para comenzar a asfixiarle a propósito, lo que terminó haciéndole perder lentamente la conciencia.



Despertó en medio de una oscura habitación, al principio pensó instintivamente que todo había sido un sueño y se encontraba en su cama, pero al intentar levantarse se dio cuenta que estaba sujeta entorno a sus muñecas, tobillos y cintura.

- Así que ha despertado señorita Raven – dijo el sujeto haciendo mención al logo alado que tenía en su pecho la chica – Creo que será mejor que aprenda a no meterse donde no debe – a su alrededor pudo distinguir un sinfín de jaulas… ¡Los animales! – veo que lo ha notado, es así, los animales están todos aquí ubicados ¿Por qué se entretienen difamándome? Les falta poco para decir que me alimento de su carne por el placer de un millonario de comer algo distinto de pollo y res – se rió – pero la verdad es que como genetista es mi rol continuar el trabajo de otros tantos grandes genetistas en la historia de la humanidad – se notaba que el científico se encontraba orgulloso de su trabajo.

- Trabajas para White International – gritó ella – es imposible que quieras hacer algo por la humanidad –

- ¿Trabajar para White International? – preguntó él con un enorme grado de cinismo en su voz – La verdad muchachita, es que muchos aprovechamos a aquella compañía – dio una vuelta entorno a la cama en que ella estaba cautiva – una empresa multimillonaria capaz de financiar nuestros proyectos y darnos los recursos que necesitemos, en otros tiempos muchos hubieran matado por obtener el 1% de los recursos que la compañía administra – el hombre sonrió en la cabecera de la cama ante los ojos enmascarados de la chica – Se podría decir que White International trabaja para mí – concluyó con gran orgullo.

- Si tus fines son buenos ¿Entonces para qué me tienes cautiva? – preguntó ella acusativa.

- Muchachita, ¿Es qué nunca aprenden? – Dijo sonriente – No experimentaré con animales, pero… ¿A quién le importan los humanos? – la chica abrió los ojos hasta casi desorbitárseles – Y mucho mejor si la muchachita se entromete en mi hogar, con un antifaz y que por ende nadie sabe dónde anda metiendo sus narices – por un segundo, uno sólo, ella se lamentó de no haber llegado con un ejército hasta aquellas dependencias y poner fin a aquél sujeto ¿Acaso eran causadas por él las últimas desapariciones en ciudad Ciro? Había leído que había una oleada de secuestros sin igual en la ciudad pero jamás pensó que su investigación con los animales le llevaría hasta la causa de las desapariciones de personas.

- Así que… ¿Qué piensas hacerme ahora que me tienes aquí? – manteniendo una conversación con aquél sujeto era la única forma en que podría asegurarse de mantenerse viva algún tiempo más, mientras buscaba alguna forma de lograr escapar o salir lo menos ilesa de lo que vendría a continuación.

- Investigar, descubrir – dijo él.

La chica no pudo repudiar el hecho de que a pesar de no tener la manía de las palabras francesas de Balthasar Moulian sonara igual a aquél pigmeo que tanto detestaba, había tenido la ocasión de conocerle con motivo de la fama cada vez mayor que había adquirido como vocera del movimiento pro animal de la ciudad y desde ese momento había definido que habían dos cosas que odiaba en el mundo. La gente que experimenta con animales y a Balthasar y su asqueroso aroma a cigarro y perfumes. Ella, como Nathalie Ravencroft, se había vuelto un verdadero clavo bajo el zapato de todos en la compañía, y lo más irónico, había caído en las manos de uno de ellos y éste ni siquiera sabía que se trataba de ella bajo aquél antifaz negro.

Al ver al científico, éste se había arremangado para comenzar a mezclar un montón de diversos líquidos.

- Debo decirte muchachita que de momento nadie ha sobrevivido – le daba la espalda, así que ella no podía saber que había en el rostro de aquél individuo – eres la número 22 - un silencio – he hecho bastantes avances desde entonces y sería interesante si logro los resultados esperados contigo – otra pausa – me daría pena que murieras – lo dijo con una frivolidad que hacía que sus palabras sonaran falsas – tener que cargar con la vida de 22 muchachitas por motivo de las experimentaciones no es tan sencillo, realmente me pregunto cómo puede hacerlo Moulian y sentirse tan orgulloso, ¿Cuántas es que lleva? – hizo una pausa. Mientras él hablaba y hablaba ella se dedicaba a buscar la manera de soltarse – Si, creo que Salya fue la número 402 – el científico se giró y vio a Nathalie completamente quieta mirándole - ¿Algo realmente horroroso no? – al parecer sintió que llevaba demasiado hablando solo.

- No sé quién es Salya – dijo ella, mintió. En una de sus cátedras Moulian había hablado de su más grande logro con una frivolidad que, por mucho que ella detestara, a muy pocos había afectado.

- Claro que no sabes quién es ella – suspiró y volvió al trabajo – la afortunada logró huir a tiempo y zafarse de aquél virus que Moulian implementó en ella para mantenerle controlada – bajó la cabeza, sus palabras tenían cierto deje de pesar difícil de ignorar – Quiero, y lo sabes – dijo entonces, sus ojos llorosos se posaron sobre ella – Pero la verdad dudo que pueda continuar con esto – apretó su puño con rabia – Moulian se burlaría de lo débil que soy – ella se mantuvo en silencio, tenía claro que en ese estado de ánimo una palabra podría sacarle de la reflexión moral que el científico estaba haciendo – Te libraría, pero aquellos guardias ya saben que te tengo aquí y él sabe que tengo aquí y de mi investigación y querrán resultados y … - se giró y gritó enrabiado golpeando con fuerza los frascos de vidrio con sus líquidos dentro, lo que terminó haciéndole cortes en sus manos y antebrazos – Lo odio – dijo entonces – ¡Lo odio! – gritó con fuerza queriendo encontrar algún refuerzo en la chica.

Entonces se acercó a ella y extrajo una llave de su bolsillo para soltar el agarre de una de las muñecas de la joven. Pero repentinamente comenzó a sufrir convulsiones que le hacían perder el control, entonces miró sus manos y notó que estaban llenas de aquellos líquidos.

- ¿Qué te pasará? – preguntó ella, si bien era claro que el sujeto merecía las mayores penas del infierno y estaría preso de por vida de salir a la luz lo que ocurría, una parte de ella era incapaz de soportar la idea de lo que harían aquellas sustancias con aquél tipo que de todos modos no había dañado a las criaturas que ella buscaba proteger.

- Debo irme – dijo respirando agitado, sus ojos se tornaban rojos – sálvate, salva a mis animales y por favor… - un grito de dolor y él mordiendo con fuerza para aguantarlo – Por favor perdóname, sé que las otras me darán lo que merezco –

Abandonó la habitación entre empujones y gruñidos de dolor, ella por su parte tomó la llave y la utilizó para soltar el resto de las ataduras y reponerse, fuera el ruido de las balas y los gritos de los guardias le indicaron que algo malo ocurría, y que aquél lugar sería el único seguro. Los animales por su parte mugían, aullaban, rugían, con gran efervescencia.

Luego el silencio absoluto. Ella se acercó a la computadora que había allí y comenzó a ver las investigaciones de Spencer, no pudo evitar sentir un deje de pesar al ver en aquél escritorio un documento escrito por ella. “Tratado de la paz humanos y animales” y al recorrer otros documentos pudo ver que a pesar de las vidas que habría cobrado su investigación estas eran nobles, o al menos su fin lo era.

Entonces llegó a descubrir que era lo que contenían aquellos frascos. Eran al menos cuatro, uno poseía genes de lobo lo que en el modelo teórico podía mejorar el olfato y desarrollar ciertos instintos animales aparejados con ellos, el que le seguía era de primate, de resultar todo a la perfección permitiría desarrollar habilidades símiles que permitirían un mayor desarrollo intelectual y agilidad en brazos y pies, un tercero contenía veneno de diversas víboras y serpientes, buscaba crear una inmunidad capilar a través de la capacidad de los venenos de curar cualquier infección y cauterizarla, por último una pócima con genes de camaleón, a través de éste se podría lograr que una persona se volviera capaz de adquirir aquella peculiar habilidad.

Mirando los frascos pudo notar que el que se había hecho pedazos consistía en el que tenía relación con los primates. Pero no pudo resistir la tentación de llevarse los restantes con ella ¿Sería posible lograr adquirir aquello que se exponía? Tener aquellas habilidades permitiría que su lucha fuera mucho más sencilla, el ser bailarina de ballet desde pequeña y haber aprendido a cómo luchar habían permitido que sobreviviera hasta ese entonces, pero claramente no era suficiente, el haber sido atrapada por aquél sujeto así lo había demostrado.

- Te vas a arrepentir Nath – se dijo antes de tomarlos, guardarlos, tomar capturas de los animales mientras sacaba una copia de los archivos de la investigación y borraba todo aquello para que cuando la policía entrara al lugar no fuera inculpando por sus investigaciones, de sobrevivir, claro estaba. Además que era mejor en sus manos que ser recuperada por White International.

Abandonó entonces aquel lugar pasando por entre los cuerpos sin vida de los guardias, luego notó que estaba por amanecer, sólo tendría unos pocos minutos antes de que la claridad se abriera paso y no pudiera huir de allí.

Una vez en casa tomó una ducha. Guardó su traje en un cajón bajo su cama junto con los frascos de la investigación genética que había llevado consigo. Descargó las fotos en la computadora junto con los archivos de Spencer Atkinson, y finalmente se preparó para ir a estudiar a la universidad, en el momento exacto que sonó el timbre. Se trataba de Amanda Simmons, su compañera de clases la que como cada día iba a buscarle para ir juntas a estudiar en la Universidad de Biociencia e Investigación Genética de ciudad Ciro, UBIG, por sus siglas.

- ¿Tienes los afiches? – preguntó su amiga emocionada, hacía referencia a una serie de afiches que como organización pro animal habían decidido que colocarían en toda la gran infraestructura de la universidad. Nath tragó saliva, lo había olvidado.

- Lo siento Amanda, ha sido una noche bastante agitada y… - Amanda sólo hizo con su mano el gesto de que parara, abrió su mochila y extrajo un montón de papeles.

- Tranquila Nath, no tienes por qué dar explicaciones. Supuse que no podrías y lo hice yo en tu lugar –

El resto del día se desarrolló con normalidad, sin saber que los frascos en su habitación se habían abierto y reaccionaban con el material del traje. Quizás el único problema en las investigaciones desarrolladas por Spencer tenían su fundamento en el hecho de que él buscaba usarlas en sujetos vivientes, por su parte el material polimérico del traje que ella utilizaba parecía responder de buena manera mientras la joven Ravencroft se encontraba pegando junto al resto del colectivo los panfletos en contra de la experimentación con animales. Sin hacerse alguna idea de lo que acabaría dando origen aquel suceso.
 

Caalem

A veces hago cosas
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

1.Nombre: Zeo
2.Edad 12
3.Raza y profesión: Manchego de la Mancha y estudiante de 1º E.S.O.
4.Habilidades:Hablar con los Pokémon y el poder de dejar mal a todos xD
5.Descripción física:1,60 de altura,guapísimo,blanco de piel y pelo poco largo...
6.Personalidad Un chuleras pero tiene un lado oscuro...
7.Biografía:Zeo es un chico de 12 años ya harto de estudiar decide escaparse de casa para irse a la ciudad a buscarse la vida junto con su novia.
 
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

Me Ha Interesado El Concuros,Y este Seria el Primero En El Que Voy A Participar Aquí En El foro. :rolleyes:

1. Nombre: Faraya

2. Edad: 14 1/2

3. Raza y profesión: Humana,No tiene Profesión,pero ayuda a los pequeños de su barrio cuando hacen puestos de limonada en verano.

4. Habilidades: Pega patadas y puñetazos bien dados, y también con algún objeto que lleve encima,No muy bien los usa,pero. que mas da? Faraya "defensa personal" *inserte apellido aquí*

5. Descripción física: Pequeña de altura,pechos medianos,manos algo pasadas de medianas,Cara Ovalada,cejas finas y ojos miel.

6. Personalidad: Amigable con personas conocidas,desconocidos,es algo dificil de manejar,pero cuando se habla mas con ella se pueden hacer amigos facilmente con ella. Enojona. Y muuuuy exagerada. También,Es Atea.

7. Biografía (escrita como un relato): Una Noche En 2001,En El Hospital de Temuco,La Pequeña Faraya,Salio Del Vientre de Su Madre,Para Ver el Exterior. 2 años después,Se mudó a Puerto Montt,Del cual No tiene Ningún recuerdo. 5 años después se mudo a Concepción. Un recuerdo solitario de ese entonces,fue la mudanza hacia San Antonio,Que sucedió 3 años después. En San Antonio Fue a Un Jardín de Niños,Una Escuela De Lenguaje y Otra Normal Mixta. En la Escuela Normal,Llamada Nueva Providencia tm Que fue por 2 años y 1/4. Tenia Pocos Amigos. Y le gustaba Un Niño Llamado Froj,Y viceversa ¡Que Suerte Por Dios!. Des´pues de esos 2 años y 1/4, Se Mudo a Los Angeles de Chile. Cuando Se Mudo,No encontró Un Colegio Muy Rápido,Pero a La mitad Del Año descubrió El Colegio Marta Brunet.En Su Opinión,Era Horrible. Bueno,Menos Mal que se quedo solo 3 meses. Encontró El Colegio Santa Teresita De Los Andes. Buena Suerte,No?
Ella Sigue En el Colegio En La Actualidad,Y Nunca Ha Tenido Un Problema Con El Colegio Acerca De Sus Creencias.
 

Kiritopoweh

21/11/2013 - 26/06/2018
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

1. Hyrule Sevenfold
2. 16
3. Humana, informatica
4. Virtualizar cualquier elemento para manejarlo a voluntad y teletransportación
5.1,70 de altura, vestimenta habitual similar a steampunk mezclado con cultura urbana
6. Arisca y borde pero dulce y amable con sus amig@s
7. Mil veces se lo dijeron pero ella nunca escuchó, todo comienza desde el momento en el que Hyrule comienza el entrenamiento para potenciar sus poderes,pero en un descuido de su novia, Lissa Gasai, la joven informatica viirtualizó el universo entero, provocando así un colapso en el espacio-tiempo, el cual pasaría a estar controlado por una fusión de las jovenes llamada Hyrule Gasai, dicho nuevo ser logró que todo vuelva a la normalidad, o eso se pensaba, pues como todos sabemos todo tiene su final, y esque al igual que un pentium 4, este universo-gigaordenador se autoformateó, provocando la auto-destrucción de todo lo existente, excepto de Hyrule Gasai, la cual creo una enorme explosión, la cual nosotros hoy en día conocemos como el big bang.
 
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

Pues oye, mola esto del concurso. Además ¿Qué mejor forma para un historiador de darse a conocer :D ? Bueno, ahí va mi personaje:

1.Nombre: Gaol Hemris, Señor de las Auras (Porfa, ahorraos los comentarios lll-_- )
2.Edad: Aproximadamente 25 años terrestres.

3.Raza y Profesión: Humano. Comandante de un grupo paramilitar de Resistencia.

4.Habilidades: Súper sentidos, maestro auramante, diestro guerrero en artes marciales y manejo de armas (Su estilo predilecto es la doble espada curva), experto hechicero especializado en magia de combate, hábil mentalista y poseedor de los Dones de la Crepitación y la Emanación.

5.Descripción física: Mide 1.90. Corpulento, peludo y muy musculoso, de piel bronceada y curtida por ambos soles. De pelo castaño y profundos ojos marrones, penetrantes e intimidantes; y una barba oscura y cerrada en un rostro de tal seriedad y fiereza que hacen que en un todo parezca una bestia salida del mismísimo averno.

6. Personalidad: A pesar de su apariencia salvaje y su juventud, es un estratega nato y un líder natural. Aunque siempre trata de mantener una actitud seria, tras esa máscara posee un odio y una ira desmesurados contra el hombre que asesinó a toda su familia frente a él. Esto, sumado a los horrores que vio en prisión, le hizo completamente inmune al sufrimiento ajeno. Es por eso que no dudará en aniquilar de formas inenarrables a todo aquel que se interponga en su camino para obtener venganza, así tenga que devastar hectáreas enteras de terreno. Pero a pesar de ello, siempre sintió un profundo respeto por los miembros de su escuadrón, incluso con los no Iniciados, pues a pesar de ser éstos hormigas comparados con él sentía una secreta admiración por el valor que demostraban en cada contienda. Aunque jamás lo admitiría, siente un amor incondicional a la batalla, pues es el único lugar donde de verdad se siente vivo, el único lugar al que de verdad siente que pertenece.

7.Biografía (Escrita como un relato)
Bueno, lo prometido es deuda, aquí está la biografía. Antes de nada, pido perdón por haber hecho que se retrasara el concurso, de verdad, lo siento T_T

PD: Perdón por la parrafada bíblica




Esta historia comenzó Eones antes del nacimiento de su protagonista, en el mundo de Ivalice.

En la época del Origen, los Grandes Dioses emplearon sus auras para crear la Realidad, y sus hijos, los Dioses; el mundo y las criaturas que en él habitan. Pero sucedió algo que no esperaban: algunas de sus creaciones habían aprendido a manipular su propia aura, desarrollando en el proceso una mente superior al resto. Habían nacido las Razas.

Pero ninguna luz nace sin crear sombra. Las razas habían comenzado a luchar entre sí por el dominio del mundo, más tarde; entre ellas mismas, después; entre grupos internos. Cuanto más luchaban, más aprendían sobre el dominio del aura y más la utilizaban, hasta un punto en que su mismo código genético comenzó a presentar errores que, poco a poco, pasaron a sus descendientes. Pero eso no les detenía, sino que convertían esos mismos errores en nuevas habilidades y formas de luchar. Habían nacido los Clanes.

La espiral de violencia llegó hasta tal punto que los mismos Dioses tuvieron que lanzar un maleficio limitador sobre sus propias creaciones, redactando en el proceso en Código de los Clanes, para obligarles a no poder volver a sembrar el caos. Gracias a dicho código y a sus nuevas limitaciones, los Clanes comenzaron a crear sociedades cada vez más avanzadas y con un mayor conocimiento mágico y científico. Sin embargo, ni siquiera eso detuvo su afán de violencia, y las guerras continuaron desatándose una tras otra.

Varias Eras después, sucedió lo inevitable: una guerra mundial. Una guerra mundial que duró generaciones, y que a punto estuvo de acabar con el mundo. Un hombre se impuso ante toda aquella locura. Un hombre con un poder como jamás se había visto, capaz de gobernar un ejército inconmensurable de huestes demoníacas. En poco tiempo aquel hombre logró dominar casi la totalidad del mundo, esparciendo en el proceso un horror y miseria inmensamente peor que la guerra que le había visto nacer. El Gran Cataclismo.

Y como toda acción conlleva una reacción, un segundo monstruo nació de la debacle del primero. Había algo distinto en este nuevo ser: Era ridículamente poderosos, sí, pero a diferencia de cualquier otro Iniciado, poseía no uno, sino dos Dones, uno de creación y otro de destrucción. Pero algo aún mayor los diferenciaba: el único objetivo aparente del segundo era la destrucción del primero. Sin embargo, éste poseía una inmensa ventaja al contar él con su ejército. Tratando de igualar aquella debilidad, el segundo reclutó para sí a los más poderosos Iniciados de los que el mundo disponía. Junto a estos compañeros batalló durante años contra los seguidores del primer monstruo, hasta que finalmente logró unir a los pocos reinos libres del dominio de su enemigo para así formar a la madre de todos los ejércitos.

El choque final entre ambas huestes se conocería en la Historia como la Batalla del Alfa y el Omega, aquella en la que ambos seres tuvieron su batalla final. Nadie supo jamás cuanto tiempo duró el combate entre ambos monstruos, pero sí se sabe que finalmente el segundo de ellos logró vencer al primero y éste, en un acto de desesperación, se había aniquilado a sí mismo para tratar de llevarse con él a su oponente.


Fue tras dicha batalla cuando la verdadera historia comienza, pues fue cuando la Historia supo finalmente el nombre del vencedor y del vencido: Hemris y Caregal. Hemris, sabiéndose un Dios entre insectos, decidió convertir los territorios de su rival en los suyos propios. En ellos floreció el reino de Alara, el más próspero de la Historia, gobernado por siempre por el Clan Hemris, los descendientes del portador original de dicho nombre. Estos descendientes habían logrado heredar uno de los Dones de su Ancestro: la Emanación, que les permitía manipular a su antojo la mismísima Aura del Mundo. Sin embargo, dado su inmenso poder, con suerte nacía un portador de dicho Don cada varias generaciones, lo que debilitó inmensamente al Clan, hasta el punto de casi perder la capacidad para obtenerlo.

En esto fueron pasando la Eras una tras otra. Hasta que finalmente Gaol Hemris nació como segundo hijo en el seno de la familia real de lo que quedaba de la Alara original. Sin embargo, no tuvo tiempo para disfrutar su sangre azul, pues cuando apenas era un niño pequeño, mientras jugaba con su madre y su hermano en los jardines de palacio, éste fue atacado por una horda de las criaturas más horribles que jamás había visto. Todo el lugar se convirtió en un caos. Trataron de huir desesperadamente a palacio, pero antes siquiera de llegar los hermanos vieron como su madre era degollada por la zarpa de uno de aquellos engendros. Sin tiempo para llorar, se internaron en un pasadizo que conducía a la sala del trono, pero antes de entrar pudieron ver por una rendija como su padre era decapitado con su propia espada. Finalmente habían optado por escapar por un segundo pasadizo que conducía a un lugar alejado del palacio. No sirvió de nada. El joven príncipe presenció como su hermano mayor era mutilado y masacrado por aquellos seres al tratar de protegerle.

Aquello acabó por quebrar la mente y el alma del muchacho. Pero algo nuevo nació de aquella rotura. Aún sin ser un Iniciado, logró sin darse cuenta que su aura se materializase a su alrededor. Sin embargo, había algo extraño en aquella aura: no fluía, sino que crepitaba como las llamas de un brasero. Había logrado despertar el Don Olvidado de los Hemris: La Crepitación. O mejor dicho, él se había despertado, pues como si tuviera vida propia su aura comenzó a brotar de su cuerpo en una oleada masiva que desintegró todo a su paso. Pero lo peor vino cuando aquel océano de energía rozó los restos humeantes de lo que antes fue su palacio, pues ello provocó una explosión de fuego y llamas que devastó todo cuanto había a la vista. Lo último que vio antes de desmallarse fue a una gran silueta negra, observándole.

Hacía muchísimo calor. Se despertó, dolorido, aturdido y entumecido, en una celda de roca maciza con símbolos en las paredes. Tenía pulseras con cuentas de cristal atadas a las muñecas. De pronto, una voz comenzó a sonar en su cabeza, sobresaltándolo. Una vez calmado, la voz se presentó como Guthlac, el ocupante de la celda de al lado; un mentalista. Él le explicó que se encontraba en Kerker, la isla-prisión, situada en la ladera de un volcán activo; y que, para su sorpresa, llevaba ya más de un mes en coma entre aquellas paredes. Le contó que, mientras dormía, la Historia había comenzado a repetirse, y el mundo había entrado en la Era del Segundo Gran Cataclismo.

Al igual que entonces, un hombre, quién se hacía llamar a sí mismo Caregal para aludir a la leyenda, había logrado invocar a los engendros que en ella aparecían: los primigenios, y comenzado a atacar con ellos a todos los reinos del mundo, tomándolos uno tras otro. Alara fue la primera en ser atacada para prevenir que la Historia se repitiese. Guthlac era miembro de la corte de uno de los reinos vecinos y, al igual que él, había sido traído a Kerker debido a que sus habilidades habían sido catalogadas como "muy interesantes". La mayor parte de los territorios humanos habían sido conquistados y el resto del mundo había entrado en una guerra masiva, bien contra Caregal, bien entre ellos, aprovechando el caos.

Le sacaron de la celda a los pocos días. Le pusieron a empujar a latigazos una gigantesca rueda que movía los engranajes del mecanismo de la mina que los presos estaban obligados a explotar como esclavos. Eso durante el día, pues por la noche las cuentas de cristal de sus pulseras comenzaban a drenarle toda su energía para debilitarlo y hacerlo dócil. Y así pasaron más de diez años. El empujar aquella rueda durante casi toda su vida le había dado un físico extremadamente enérgico y musculoso, y el continuo drenaje de energía había acabado por provocar que perdiese su antigua aura natural y que ahora solo fuese capaz de invocar la Crepitación, la cual era extraída cada semana e introducida en orbes para armas de guerra. Entre extracción y extracción, Guthlac le enseñaba mentalmente al muchacho todos sus conocimientos sobre ciencia, arte y estrategia. A pesar de no haberlo visto jamás en persona, ya era para él como el padre que ya no podía recordar. Pero lo que más había cambiado en él era su actitud. Nada quedaba ya del niño que había despertado por primera vez entre aquellas paredes, pues había desarrollado un odio sobrehumano hacia Caregal y todo cuanto representaba, hasta tal punto que la Crepitación había adquirido una tonalidad de un rojo sumamente vívido, como si de las llamas del mismísimo Infierno se tratasen.

Todo cambió el día que arrastraron a la mayoría de los presos hacia el cráter del volcán. Resultó que había excedencia de esclavos, por lo que iban a tirar a los menos trabajadores a la lava, para dar ejemplo al resto. En esto sucedió que todos los presos recibieron una orden mental al unísono que les gritó una sola palabra: motín. Obedeciendo instintivamente aquella orden, los presos comenzaron a revelarse en masa. En medio de aquel caos Gaol había logrado volver a la prisión con la intención de rescatar también a Guthlac, pero cuando logró forzar la puerta jamás habría deseado descubrir lo que allí encontró.

En la oscuridad se encontraba un hombre muy viejo y esquelético, el cual le contó telepáticamente que le habían dejado ciego, sordo, mudo e incapaz de moverse. Él sabía que le quedaban pocos días de vida, por lo que incitó la revelión con la esperanza de que el muchacho lograra escapar. Pero decidió hacerle otro regalo más antes de partir. Siguiendo sus instrucciones, Gaol colocó sus manos en las de Guthlac, y de pronto unos rayos de energía índigo brotaron de los ojos y boca de su amigo y se introdujeron en los suyos, recorriendo cada fibra de su ser. Para cuando hubo acabado todo, Guthlac había muerto por el esfuerzo, pero no sin antes revelarle que le había traspasado todos sus poderes y habilidades como mentalista. Las pulseras de sus muñecas habían reventado debido a la sobrecarga energética, y ahora chispazos eléctricos de color índigo recorrían toda su aura. Pero al romperse las pulseras, habían descorchado el tapón, por lo que todo el poder destructivo acumulado durante años estalló en una inmensa explosión que arrasó con toda la prisión en un mísero suspiro. Perdió el conocimiento al instante. Para cuando despertó estaba en una barca en mitad del océano. Jamás supo como había llegado allí, pero no importaba, era libre. Finalmente, tras días a la deriva, logró tocar tierra en una de la islas del Oeste.

Una vez libre no perdió el tiempo. Viajó durante meses hasta hallar la frontera al territorio de Caregal, y una vez allí empleó el último regalo de su amigo para destruir a todo aquel que se interpusiese en su camino, mientras usaba la Crepitación para arrasar territorios enteros. En esta tarea pasó casi un año hasta que llamó la atención de cierto hombre, quien resultó no ser otro que el mismísimo Sumo Sacerdote de los Ocho Dioses. Sucedió que Caregal había atacado y tomado el Gran Templo Supremo para dar ejemplo de su poder. Pero su líder, Gaiyus, había logrado huir a tiempo. Usando su influencia había formado un grupo paramilitar extraoficial de resistencia, el cual se había instalado en uno de los muchos y aislados Micromundos abandonados. Ellos sabían lo poderoso que era, y querían que se les uniese. Él los mandó al carajo, pero le hicieron una oferta que no pudo rechazar: le convertirían en un Iniciado de pleno derecho, con el inmenso poder que ello conllevaba.

Finalmente aceptó la oferta. Y así pasó los siguientes años de su vida en Irendahal, el micromundo al que acabó considerando su hogar. Allí le presentaron al Iniciado que acabaría por convertirse en su Maestro: Suren, el Artificial. Su ritual del Despertar, además de agudizar todos sus sentidos, fue el más intenso que se había visto en siglos, llegando incluso a un punto casi antinatural. Como recompensa adicional, Gaiyus le entregó algunos de los objetos que había logrado rescatar del Templo: Las armas originales de Hemris, su antepasado, dos espadas curvas de un solo filo; así como un colgante con un cristal de cuarzo que le perteneció; tres Almas del Ayer, objetos mágicos de inmenso poder. Suren le enseño los secretos de las auras y su dominio, arte en el que Gaol siempre destacó de forma increíble, y que más tarde le brindaría el sobrenombre del "Señor de las Auras"; y las artes mágicas, de las cuales había optado por aprender tan sólo aquellas útiles para la guerra, le agradaba su aprendizaje, pero no había olvidado su verdadero objetivo. De entre el resto de milicianos logró trabar una especial amistad con uno: Trevor, un enorme guerrero klingon que hacía las veces de líder de los no Iniciados, quien terminó por enseñarle todo cuanto sabía sobre combate físico y manejo de armas, acabando así por hacer el rol de un nuevo hermano mayor, más acorde con su nueva vida.

Apenas un año después, y habiendo sido tildado de prodigio por su propio Maestro, logró finalizar su adiestramiento. Ahora, si se concentraba, y gracias al colgante de Hemris, podía llegar a usar la Emanación, propia más de su Clan que de él mismo. Al hacerlo, el tono incandescente de la Crepitación desaparecía, haciendo que los restos aún chispeantes del aura de Guthlac tomasen el control y lo envolvieran en una luz índigo que parecía fluir por todo su cuerpo, permitiéndole emplear magia del más alto nivel. Había logrado aprender más cosas sobre la Crepitación. Descubrió que su verdadera habilidad era la de descomponerlo todo hasta el mismísimo nivel atómico. La nube de hidrógeno resultante ardía al instante al contacto con las chispas azules, haciendo que siempre que usase su poder estuviese envuelto en un manto de fuego continuo, lo cual no hacía sino aumentar aún más si cabe su apariencia salvaje, además de poder usar una pseudopiromancia en el nivel más bajo de su poder. Pero también debido a esto la única ropa que podía llevar al usar su poder eran las armas de Hemris y la armadura que él mismo había ayudado a forjar templándola en su propia sangre.

Debido al enorme compendio de habilidades que había amasado, no pasó mucho hasta que él mismo se convirtió en el comandante de todo el escuadrón. La ferocidad y la brutalidad con la que combatía, unido a su costumbre de firmar su paso con fuego, acabaron por darle la reputación de un auténtico monstruo. En un arranque de arrogancia, los líderes tras la milicia decidieron lanzar un ataque masivo contra uno de los lugartenientes de Caregal, dando por hecho que vencerían. Pero, monstruo o no, seguía siendo un simple mortal. Fue una masacre. Los primigenios acabaron con casi todo su ejército mientras los Iniciados iban cayendo como moscas uno tras otro. Al final del día, los únicos supervivientes fueron Suren, Trevor, apenas un centenar de soldados y él. Pero lo peor de todo fue que para escapar había tenido que arrasar el bosque de Andarot, uno de los pocos refugios de paz del planeta y un fragmento del Alma del Mundo. La visión de él mismo quemando el último reducto hermoso del planeta y sus compañeros siendo calcinados vivos le atormentaría por el resto de su vida.

Tras aquella desgracia la milicia se disolvió casi por completo, quedando al final Gaiyus, sus dos mentores y una treintena de hombres. Había tocado fondo. Pero quiso el destino que aquello no fuese el fin. Un año más tarde, un muchacho más o menos de la misma edad que Gaol había logrado dar con ellos y, sin miedo ni duda, nada más ser reclutado se inclinó ante él y le suplicó que se convirtiera en su Maestro. Aquel joven había resultado ser Niten Masamune, descendiente directo de Masamune, la mano derecha de Hemris. Tras días y días de insistencia, Gaol finalmente aceptó. Al poco tiempo su alumno acabó convirtiéndose en el que sería por siempre su mejor amigo y mano derecha. La ironía del destino fue que, apenas unos meses más tarde, dieron, más por accidente que por tino, con Nash, un selqui descendiente de Galben, uno de los miembros más poderosos del escuadrón original de Hemris. Apenas un año más tarde, ya contaban de nuevo con un escuadrón entero de Iniciados y una fuerza realmente numerosa en cuanto a guerreros normales.

Aquella situación siempre le había parecido sumamente irónica. Toda su vida parecía un mero reflejo del pasado, como si la Historia se hubiese reiniciado a sí misma. Un hombre con el mismo nombre que el primer tirano había surgido para continuar con la misión de su predecesor y, como algo anunciado a bombo y platillo, él estaba allí, combatiendo contra él con un nuevo grupo de Iniciados, de los cuales dos de ellos no solo descendían de los originales, sino que ocupaban incluso el mismo escalafón. Él sabía que aquello no era algo natural, que más de un Dios había intervenido para que así ocurriese. Del mismo modo que sabía que su descomunal talento tampoco era suyo, que lo poseía sencillamente porque los Dioses necesitaban un heraldo poderoso ¿Realmente había logrado algo por sí mismo? ¿O acaso no era más que un mísero sustituto de su antepasado? De nuevo, una deliciosa ironía: Era un Dios entre hormigas, y al mismo tiempo, una hormiga siendo manejada por Dioses. Pero de todas formas aquello no le importaba un carajo. Él era él, no un salvador surgido de ninguna parte como su antepasado, sino un ex esclavo al que aún le ardían los latigazos y cuya única meta en la vida era saciar su sed de sangre. Si el ser manipulado por seres superiores le permitía lograrlo, que así fuera.


Y como si aquel pensamiento hubiese sido tomado cual contrato sagrado por uno de dichos entes superiores, los años continuaron pasando, uno tras otro, batalla tras batalla. Hacía ya mucho tiempo que Gaol Hemris, el Señor de las Auras, había grabado a fuego su nombre en la Historia. Él ya no era un niño, se había convertido en un auténtico hombre, en un verdadero guerrero de pleno derecho. Y como si el mismo destino hubiese perdido toda creatividad, allí estaba él, a lomos de Andras Sula, el Destructor, el gigantesco dragón alvino, salvaje y cruel incluso entre sus congéneres. Y a sus pies, un ejército inconmensurable formado por soldados e Iniciados de todas las razas y reinos; los últimos hombres libres del mundo. Había perdido en batalla a la mayoría de sus compañeros, entre ellos Suren y Trevor; pero ahí estaban, a su lado, Niten y Nash, amigos que nacieron y se conocieron en la guerra, aquellos a quienes encomendaría su vida. Y, frente a ellos, un ejército inabarcable de primigenios y soldados, listos para entrar en batalla. Más allá, a lo lejos, podía percibir el poder más inmenso que había sentido en su vida, que parecía desafiarle a cruzar aquel océano de engendros y llegar hasta él. Se trataba nada más y nada menos que del aura del mismísimo Caregal, el hombre a cuya destrucción había consagrado su vida, preparándose para la inminente batalla final, aquella en la que habría de decidirse le destino del mundo.

Gaol miró las lunas. El brillo de aquellas cuatro esferas de luz siempre le había proveído de buena fortuna y, al mirarlas, lograba al fin calmarse y despejar sus dudas; como una madre que reconforta y da ánimos a un hijo. Todos los Iniciados aumentaban sus poderes cuando una luna estaba llena, pero él no tenía un aura, sino dos, por lo que siempre contaba con ventaja. Aquella noche los cuatro astros se hallaban completos, como si de los mismos ojos de los Dioses se tratasen y éstos no quisieran perder detalle de su última contienda. Dio la espalda a sus diosas protectoras y se giró para mirar a los ojos a las huestes que habían decidido sacrificar su vida para acompañarle al mismo Infierno. No les mintió. Les dijo que aquellos que sobreviviesen a esa noche podrían considerar que habían vivido un milagro, pero que, de todas formas, todos ellos morirían junto a sus seres queridos si no vencían en aquella última batalla. Volviendo a mirar de frente a las entrañas de Averno, desenvainó las espadas de Hemris, produciendo un sordo silbido; pero al hacerlo, incluso los no Iniciados pudieron sentir la inhumana sed de sangre que manaba de su filo. Lanzando un grito de guerra que no podía provenir de garganta humana alguna, dio la orden de iniciar el ataque, comenzando así la Nueva Batalla del Alfa y el Omega. No sabía si sobreviviría a la noche, pero tampoco le importaba, pues solo sabía que, pasara lo que pasase, él habría de enfrentarse eventualmente con la silueta que, en cierta forma, le había creado.

Andras Sula comenzó a avanzar, llevándose consigo al Señor de las Auras, difuminando su silueta en la eterna bruma de una noche de masacre.
 
Última edición:

Tyren Sealess

A fullmetal heart.
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

En principio hoy se iba a cerrar el plazo de inscripción y se iban a abrir las votaciones, pero debido al número de gente que no ha presentado su personaje o la biografía de este a pesar de inscribirse, se expande el plazo de inscripción hasta el domingo (12/7/15). Procedo ahora a mencionar a esos usuarios: @Gaol Hemris, @Tervaxx, @Cheve_X.


Podéis aprovechar también para inscribiros si se os pasó en su momento. ;)
 

Aguiar Kuchiki

Colega de los colegas.
Respuesta: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

Nombre: Aguiar (Padre Aguiar)

Edad: Dieciocho.

Raza y profesión: Exorcista.

Habilidades: Frialdad, buen juicio y oratoria.

Descripción física: Cabello corto y castaño, metro ochenta de altura y complexión media. Ojos profundos y verdes, y labios finos.

Personalidad: Frío, directo y serio. ¿Las medias tintas? No le pegan. No deja su destino en la capacidad de los demás, cree solo en su voluntad y en sí mismo.

Biografía: -La boca de la verdad meditará con sabiduría y su palabra se pronunciará con justicia. No me asustas, demonio, no me asusta el mal que puedas albergar en tu interior. Bendito sea el hombre que sufre tentaciones. Padre Nuestro, Fuego Divino, ten piedad. Demonio, ¡sal de ella! ¡Te sacaré como se saca el veneno de la mordedura! Oh cuán sagrado, cuán sereno, cuán benévolo eres Señor.- dijo el Padre Aguiar intercalando oratoria y coloquio.
-Qu.. Que... ¡Que os jodan a ti y a tu Dios!- respondió la niña con la voz alterada y grave.
-Mi madre decía que era frío, que no demostraba mis sentimientos... y es verdad. Aunque he de admitir, demonio, ¡¡que ver cómo tu puta existencia se desvanece me satisface y me llena por dentro!!
 
Última edición:

Caeles

Midnight Melody
Re: [Concurso] ¡Crea tu personaje!

Como ya le dije Tyren, me parece una gran iniciativa, suerte que haya vuelto a tiempo para participar xD

1. Nombre: Venecia Aeneathes, "La serafín de la Guadaña"
2. Edad: 23
3. Raza y profesión: Mujer humana, mercader.
4. Habilidades:

Gran inteligencia, capacidad de razonamiento y visión de futuro. Aunque no es su punto fuerte, también posee una fuerza destacable en los brazos, fruto de su continuo trabajo en la herrería.

5. Descripción física:

Su largo cabello morado oscuro suele levantar sospechas de que ha vendido su alma al Diablo, pero lo cierto es que ninguno de sus rasgos prueba esta afirmación ni dicho ser se atrevería a hacer tratos con Venecia. Prefiere llevar la melena por delante, aunque se vean así las marcas negras en su mejilla que la delatan como practicante de magia. Su cuello lo apresa un collar con misteriosos poderes y de él pende un medallón escarlata de tiempos pasados. Viste una túnica abrochada únicamente a la altura del escote, pero por desgracia para los interesados lleva debajo un top negro que disimula su escaso pecho. Haga frío o calor, no dudará en vestir pantalones a la altura de la rodilla para facilitar su movilidad. De su cintura cuelga una cadena de acero que desciende hacia el interior de su bolsillo, terminada en un llavero con forma de espada que las malas lenguas creen hechizado, y creen bien. Le gusta ir descalza, pero como el mundo es hostil con los pies sin protección lleva siempre calzado abierto. Esta tan poco común verla sin nada a la espalda que se dice que si llegas a atisbarla sin el penacho de bolsas y mochilas que lleva siempre, compensarás la mala suerte de romper un espejo.

6. Personalidad:

Alegre, arrojada, valiente, curiosa, atraída por lo desconocido y los límites de la moralidad. Tiene un gran sentido de la justicia, aunque a veces se plantea si su justicia es la correcta. Se aburre con facilidad y puede llegar a resultar un tanto siniestra.

7. Biografía:

Nadie sabía quién era Venecia Aeneathes hasta La Batalla de las Mil Saetas.

Nació en una familia de herreros que no tenía nada de especial y fue a un instituto del que tampoco se decía nada en particular. Venecia nunca había destacado demasiado, pero cuando comenzó a ganarse la vida en la herrería familiar y obtuvo sus primeros sueldos, decidió comenzar a ahorrar para ingresar en una universidad mágica. Por aquel entonces se puso de moda una forma fácil de ganar (y de perder) dinero: las apuestas de juegos de cartas. En un momento de debilidad, la joven probó, y resultó ser increíblemente buena. Pronto se hizo popular y frecuentó otro tipo de lugares no tan recomendables, donde conoció personas de todas clases sociales que atrayeron su curiosidad, personas que ganaban retribución a través de su propio esfuerzo o invirtiendo en el de otros. Cuando acabó los estudios consiguió ingresar en la Universidad, pero lo dejó al año volviéndose autodidacta al no encontrar nada que llenase sus ansias de conocimiento. Volvió a la herrería a trabajar con su padre, que había comenzado a incrementar sus ganancias. Se avecinaba una guerra.

Conforme los soldados marchaban al frente de batalla, la herrería iba decayendo: a pesar de todo el éxito y el esfuerzo, sus padres no habían conseguido suficiente dinero para poder mantenerse en una época donde los víveres iban a incrementar. Una noche, con este pensamiento rondándole en la cabeza, cogió las armas de su padre, se las echó a la espalda junto con algunos de sus tomos mágicos y emprendió viaje hacia la frontera donde el ejército aguardaba, con la esperanza de hacer negocio.

Su viaje fue duro y el peso extra la acabó retrasando, de modo que cuando llegó, la confrontación ya había finalizado. Fue una masacre. Apenas quedaban supervivientes y, de ellos, afortunados eran los que podían mantenerse dos minutos en pie. Descubrió los horrores de la guerra y por primera vez, se cuestionó las raíces de su negocio. ¿De qué servía fabricar un arma que no podía salvar una vida? Ella siempre había creído en aquello. Las noticias empeoraron cuando sus sospechas se hicieron realidad: el ejército enemigo pretendía conquistar la capital, arrasando todas las ciudades por las que pasara. Entre ellas, donde vivían sus padres. Cuando no sabía lo que debía hacer a continuación y su desesperación la asomó al borde del abismo, una voz le habló.

-Perdona, ¿esa es la Bendición de Belial? -Venecia alzó la vista. Ante él, un joven soldado cuyo brazo había sido amputado la miró, curioso. Sonrió- No se ven muchos tomos mágicos así, en algunos sitios son considerados diabólicos -los ojos del chico brillaron por un instante- Son muy difíciles de encontrar.
-Me temo que no está en venta -cortó ella-. Ya me cuesta demasiado conseguir uno solo de ellos.
-¿En serio? Qué decepción. Aunque... si te interesa, puedo enseñarte a cambio de que me dejes echar un vistazo -ahora era Venecia la que lo miraba con atención-. Magia Oscura.

Venecia resultó ser poco menos que una portento en la materia. Le tomó tiempo récord aprender los hechizos básicos y tan solo una estación dominar algunos de los intermedios mientras emprendía viaje de regreso a su ciudad. Consiguió llegar apenas una semana antes de que el gigantesco ejército invasor se apostase frente a las murallas. Y cuando la batalla empezó, Venecia se abrió paso entre las filas de guerreros y los ecos del metal se fueron desvaneciendo a su andar. Todo el mundo estaba tan sorprendido como asustado, y es que la joven estaba recitando un hechizo prohibido. Sonrió. Y a su sonrisa le acompaño una horda de demonios que ascendieron al cielo, liberaron su magia y desataron una lluvia de mil flechas oscuras sobre el ejército. Mil saetas.

Su nombre corrió como la pólvora. Expulsada de todo lugar que visitaba, siguió comerciando con armas templadas por ella misma imbuidas en magia prohibida, de tal forma que su figura se convirtió en leyenda. Ganó fama por ayudar a quienes ella creía que merecían su ayuda, pero los cuentos sobre su figura tomaron un giro siniestro cuando regaló a un soldado a punto de perecer un arma maldita para enfrentarse a la muerte... y una moneda de oro como pago al barquero de almas. Con el paso de los años, se convirtió en mito. Se ganó el sobrenombre de "La serafín de la Guadaña", pues si la veías, podías estar seguro de que pronto ibas a morir.

¿Qué fue de ella?

Se dice que cansada de las guerras, decidió plantarle cara a la mismísima Muerte para evitar que más vidas fueran arrebatadas. Cuentan que todavía continúa jugando con ella. Si esto es cierto o no, es algo que se sabré en cuanto llegue el fin de mis días. Yo solo sé que aquel hombre al que vi hablando con ella después de la batalla en la frontera no sacó tajada, al final. Pero para seros sincero, tampoco creo que ella se fijase en el brazo esquelético que escondía bajo el falso muñón.
 
Última edición:
Estado
Cerrado para nuevas respuestas.
Arriba